Escrito el día 20-12-2011 03:38 por Rafa Oliva
Categorías: Artículos, Redes

La red social-educativa www.redAlumnos.com te trae 3 nuevos usos para las plataformas de aprendizaje social.

cohete.png?w=640

El cielo es el límite

Todos conocemos el uso principal que la comunidad educativa hace de las aulas virtuales, impartir clases a través de la nube o apoyar las clases presenciales que ofrecen en sus centros.  Pero las plataformas de aprendizaje social ofrecen espacios que pueden ser empleados para muchos otros fines.  La amplia gama de funcionalidades y servicios que ponen a disposición de sus usuarios configuran una caja de herramientas multipropósito que sirven a la perfección para muchos otros fines:

  • Trabajo colaborativo para empresas.  Imaginemos una pequeña bodega que embotella su vino en Málaga pero que cuenta con un representante en Galicia, otro en Valencia y u un tercero en Madrid.  Los teléfonos echan humo, así que deciden buscar una alternativa para comunicarse eficientemente y la encuentran en un espacio colaborativo como redAlumnos.  Comparten los presupuestos, las cartas y folletos que entregan a los clientes, discuten, proponen ideas, gestionan sus horarios y fechas importantes…  y todo de manera gratuita.
  • Comunidades de vecinos.  Las discusiones en las reuniones de la comunidad han llegado a un punto en el que son insostenibles, pocos aparecen por las mismas y muchas grandes ideas o propuestas se están perdiendo por esa razón.  Los espacios colaborativos permiten crear una red de trabajo con varios niveles: administrador-presidente, secretario-gestor, representantes de los vecinos y el resto de la comunidad.  Pueden ser hechos públicos los presupuestos, enviarse las citaciones, hacer comunicados, propuestas, publicar fotos de las convivencias, informar de noticias… las aplicaciones son infinitas.
  • Equipos de investigación.  Los grupos de profesionales interdisciplinares que trabajan con un fin común no deberían ignorar el potencial que entornos como redAlumnos les brindan para colaborar en la nube.  No importa la hora del día ni el país en el que se encuentre cada uno de sus miembros, la luz del “laboratorio” siempre está encendida.  Envían los resultados de las últimas experiencias, realizan brainstorming, comunican posibles aplicaciones a los inversores, reclutan nuevos integrantes, se ponen al día de las tendencias más novedosas… incluso pueden relacionarse con otros grupos de investigación.
¡El cielo es el límite! Si te gustó esta entrada no dudes en compartirla usando los botones sociales que encontrarás arriba o déjanos un comentario para que podamos seguir mejorando ¡Nos vemos en redAlumnos!