Escrito el día 29-09-2014 07:58 por Rafa Oliva

Consejos para sobrevivir a las aventuras y avatares de la tecnología educativa

Ahora que el curso está comenzando muchos profesores corren a abalanzarse sobre los nuevos juguetitos tecnológicos que el centro ha adquirido durante el verano: las pizarras digitales, proyectores, tabletas, mesas táctiles o contenidos digitales.  Aunque estos dispositivos pueden llegar a ser muy atractivos, debemos tener claro desde el principio que son un mero medio, un soporte, pero nunca un fin en si mismos.  Están para ayudarnos en el proceso educativo, pero el objetivo de nuestras clases nunca debe ser "utilizar la tablet".

Cierto es que entre algunos sectores del profesorado existe una cierta reticencia al uso de la tecnología y, aunque dispongan de los medios, prefieren no utilizarlos.  Las razones son diversas pero la mayoría de las veces están relacionadas con el miedo que lo desconocido nos provoca.  "¿Servirá para algo este aparato?" o "¿Y si después de esforzarme en aprenderlo no obtengo el resultado esperado?".  La respuesta es sencilla, pues todo dependerá del uso que nosotros le demos al dispositivo, nunca del propio dispositivo.

humor-blogfesores.png

Desde las oficinas centrales de redAlumnos, creemos que una de las primeras cosas que debéis hacer antes de quitarle el plástico a un nuevo juguete tecno-educativo es echarle un vistazo a las instrucciones.  Tampoco hace falta leer el libro entero, pero sí dedicarle unos minutos a comprender su función principal.  Por otra parte, nunca está de más preguntar a los compañeros si alguno ha usado antes el aparato, pues muchas veces hay profesores nuevos que vienen de otros centros en los que tal vez lleven un tiempo haciendo uso de dispositivos similares.  De esta manera obtendremos información de primera mano sobre las ventajas e inconvenientes del cacharro, y tal vez nos den consejos útiles que podrían ahorrarnos más de un quebradero de cabeza.

Con respecto a los contenidos digitales, es habitual encontrarse con plataformas online de editoriales que nos dan acceso a contenido educativo digital.  Tened en cuenta que el contenido no por ser digital es mejor. Puede que esté presentado de una manera más atractiva que en el libro de texto, pero igualmente tendremos que asegurarnos de que está en sintonía con nuestros objetivos y si no lo está, desecharlo.  El contenido debe servirnos a nosotros, no nosotros adaptarnos al contenido.  En esos casos es mejor usar una plataforma educativa limpia, que nos ofrezca las herramientas pero que no nos imponga unos contenidos, pues ya nos encargaremos nosotros de nutrirla con nuestros propios recursos.

Por último, nunca nos olvidemos de la opinión de los alumnos. Ellos serán los que digan si las herramientas tecnológicas les parecen útiles o si les hacen perder el tiempo.  Además, como los estudiantes de hoy en día son nativos digitales, para ellos es mucho más fácil evaluar las capacidades o la usabilidad de los dispositivos y ¡seguro que encuentran usos alternativos para todos y cada uno de los aparatos!

Pero sobre todo recordemos que los avances técnicos deben ser siempre un medio para educar, nunca un fin.  Si te ha gustado esta entrada, compártela con tus amigos usando los botones sociales que encontrarás al final del texto o déjanos uno de tus fantásticos comentarios para fomentar el debate. Además, para estar siempre al día puedes seguirnos en twitter, en facebook, en linkedin o ponerte en contacto con nosotros a través de este formulario.

¡Nos vemos en redAlumnos!


main2014.png